Rapto de la Iglesia en 2019 y segunda venida de Jesús en 2022

Dios dijo en Daniel 9 : 25 que desde la orden de regresar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe (Jesús) habría dos periodos : uno de 7 semanas (7 ciclos shemitta que suman 49 años) y otro de 62 semanas (ciclos shemitta que suman 434 años). La razón por la que las 69 semanas se dividen en dos períodos es que habrá dos venidas del Mesías Príncipe.

En Daniel 9 : 26 Él indica que el período de 434 años (62 semanas) ya fue cumplido en la Primera Venida de Jesús, cuando murió y resucitó. Eso todavía deja el período de 49 años (7-shemitta) para ser cumplido.

Solo han habido dos órdenes de regresar y construir Jerusalén: la primera fue en 445 A.C. La segunda fue en Abril 1969.

Si contamos 7 ciclos shemitta de 49 años desde el primer ciclo shemitta después de 1969 (cuando se dio el segundo decreto), la segunda venida de Cristo podría tener lugar en el año 2022. El Rapto debe ocurrir aproximadamente en 3½ años antes del final de la tribulación, lo cual sería, en el mejor de los casos, en la primavera del 2019.

Para una explicación más detallada, leer a continuación :


JUBILEO


El Jubileo (Yovel) es parte del Código de Santidad Hebreo que aparece en Levítico capítulos 17-26. Aunque la mayoría de los Judíos Mesiánicos y Cristianos ven el significado profético de las Fiestas mencionadas en Levítico 23, poco o nada se dice acerca del significado profético del Jubileo.
 
El texto Hebreo original no tenía divisiones de capítulos y versículos, ni tan siquiera signos de puntuación. Todo eso fue añadido mucho más tarde a discreción de los traductores. Por tanto, Levítico no estaba dividido en capítulos 23, 24, 25, etc.  Era todo un texto largo, y contínuo. Consecuentemente, si le atribuimos significado profético a las Fiestas de Levítico 23, el hasta ahora descuidado Jubileo, en Levítico 25, debe también tener significado profético.

El Jubileo se comenzaba a contar cuando Israel (las 12 tribus) entraran en la Tierra Prometida (Levítico 25 : 2). Como en la actualidad las 12 tribus no se encuentran presentes, Israel no ha observado las leyes del Jubileo por muchos siglos. Maimónides (Rabbi Moshé ben Maimon) señaló correctamente que sería el Mesías quien restauraría el Jubileo (Isaías 61 : 1-2; Lucas 4 : 18-19). El Jubileo era el año que seguía 7 ciclos consecutivos de años sabáticos (shemitta), es decir 49 años.  Por lo tanto, el año 50 sería el Jubileo.

Los requisitos bíblicos para el Jubileo eran/son :

1. La tierra debía tener un sábado de reposo.  No se sembraba, ni se cosechaba, ni se permitía ninguna labor agrícola.

2. Toda propiedad regresaba obligatoriamente a sus dueños originales, o a sus herederos.

3. Todas las deudas en Israel eran anuladas.

4. Los esclavos eran liberados.

5. Sonaba la trompeta de cuerno de carnero (shofar) el Día de Expiación  (Yom Kippur) del año de Jubileo, proclamando libertad a toda la tierra.

¿Cuál es, entonces, el significado profético del Jubileo ? Como veremos en los siguientes mensajes, el Mesías restaurará las leyes de Jubileo en Su Segunda Venida.


HISTORIA DE JERUSALÉN


Los supuestos “expertos” en profecía repiten constantemente que Israel es el “reloj profético de Dios”.  Están equivocados. Su “reloj profético” es Jerusalén. La escatología está inextricablemente atada a lo que ocurre en Jerusalén (Jeremías 3 : 17; Daniel 9 : 24-27; Joel capítulo 2; Zacarías capítulos 12, 13 y 14; Lucas 21 : 24).

En la profecía de las 70 semanas dada a Daniel, Dios predijo que Jerusalén sería reconstruída, destruída otra vez, y reconstruída de nuevo. Las escrituras siempre deben ser tomadas en contexto. La Jerusalén moderna no existía cuando esa profecía fue dada. De modo que, no figura para nada en la misma.

La Jerusalén que existía en aquel entonces, en el 6to siglo A.C. era, en su mayoría, lo que conocemos hoy como el “Barrio Judío”.  También se le llama Zion en la Biblia. Dios declara en el Salmo 87 : 2-6 que El ama esa parte más que cualquier otra parte de Israel. Su forma era generalmente cuadrada y consistía en la parte inferior del Monte Moriah, donde existieron los templos en su día, y el Monte de Zion, directamente al oeste. El resto de lo que conocemos hoy como Jerusalén, aún el resto de la Ciudad Antigua, vino mucho mas tarde.

Como fue predicho en Daniel 9 : 27 y Mateo 24 : 2, Jerusalén fue completamente destruída (en el año 70 D.C.) Fue aplanada con el suelo. No quedó piedra sobre piedra, tal como Jesús predijo (Lucas 19 : 41-44). Sesenta años más tarde, en el 130 E.C., el emperador Adrián sintió “simpatía” hacia los judíos (algunos de los cuales se las arreglaron para volver, y estaban viviendo en condiciones deplorables) y decidió reconstruir la ciudad. Adrián no entendía la Biblia, ni la religión Hebrea, en lo absoluto : decidió construir una ciudad pagana y hasta le cambió el nombre a Aelia Capitolina. ¡Bien dijo Jesús que sería “pisoteada” por los gentiles ! (Lucas 21 : 24). Añadiendo insulto a daño, también propuso construír un templo a Júpiter en el sitio del primer y segundo templo. Para ponerle la tapa al pomo, prohibió la circuncisión, la cual consideraba “mutilación”. Esto dio lugar a la Segunda Revuelta Judía, encabezada por el auto-proclamado “mesías” Bar Kochba, la cual trajo una separación permanente entre los creyentes en el verdadero Mesías, Jesús de Nazaret, y el falso mesías Bar Kochba. Dicha separación permanece hasta la actualidad. Después de la revuelta, a los Judíos se les prohibió vivir, o tan siquiera visitar a Jerusalén, excepto en Tisha B’av fecha que marca el aniversario de la destrucción tanto del primer templo como del segundo. Casi todo lo que conocemos hoy día como La Ciudad Antigua, con la notable excepcíon del Barrio Judío, fue construída por Adrián. Algunas estructuras, en su mayoría iglesias, capillas, o mesquitas, fueron añadidas por el Emperador Constantino, las Cruzadas, y el Imperio Otomano. También hay algunos edificios que fueron construídos por naciones Europeas en los siglos 18, 19 y 20. El muro actual fue construído por Suleiman el Magnífico en el siglo 16 de la Era Cristiana.  Dicho muro se extiende mucho más al norte que la Jerusalén de Daniel, y omite la parte sur de la misma.

Nada de esto era parte de la Jerusalén del siglo 6to antes de Cristo.  Nada de esto califica como “restaurar y construir” a Jerusalén en el contexto bíblico de las 70 semanas. Adrián construyó una ciudad pagana, y le cambió el nombre, lo cual es abominación a los ojos de Dios. Los demás no construyeron la ciudad en lo mas mínimo, simplemente añadieron alguna que otra estructura aquí y allá.

El Barrio Judío, que es el Jerusalén profético, fue destruído en 1948 durante la guerra Árabe-Israelí. Estuvo desolada hasta que los judíos la recuperaran, 19 años mas tarde, durante la Guerra de los 6 Días.

Su reconstrucción comenzó en Junio de 1969, después de evacuar los árabes, y hoy unas 2,300 familias residen allí.

Todo esto fue profetizado en las Escrituras.

Le incumbe a todo Cristiano conocer la historia de Jerusalén. Es imposible entender el tiempo del fin sin ella.


EXCUSAS, EXCUSAS


La profecía de las 70 semanas, dada en Daniel 9 : 24-27, es la mas importante, y mas precisa, línea de tiempo en la historia. Es tan precisa que alguien tiene que estar patológicamente emprejuiciado para no entenderla.

Es tan asombrosamente cumplida en Jesucristo que los críticos incrédulous han declarado falsamente que no fue escrita por Daniel, si no por un autor anónimo, mucho mas tarde. O sea, después que Jesús apareció, murió y resucitó.

El único problema con su teoría falsa es que en el siglo dos antes de Cristo, cuando la Biblia Hebrea fue traducida a griego koiné, el mismo libro de Daniel que tenemos hoy en la Biblia, en su totalidad (incluyendo las 70 semanas), fue incluído en el Septuaginto. Eso es indiscutible.

Los judíos ofrecen una excusa distinta.  Ellos profesan (falsamente, por supuesto) que el “mesías principe” (mashiach nagid - Mesías significa “ungido”) fue Ciro, el rey de Persia. Es cierto que Dios le llama a Ciro su “ungido” en Isaías 45 : 1. No obstante, hay un par de problemas con ese punto de vista :

La profecía indica que el “Mesías principe” (mashiach nagid) sería muerto después de 62 semanas sabáticas que son 434 años. A menos que quieran argumentar que Ciro vivió 500 años, su teoría esta llena de agujeros.

En su obstinada ceguedad, dicen que esto se refiere a dos “ungidos”, a Ciro, quien decretó la reconstrucción del templo 7 semanas sabáticas (49 años) después del destierro a Babilonia (esa suposición es altamente debatible), y que el Segundo “principe ungido” quien murió 62 semanas (434 años) mas tarde fue Alejandro Janeo, un cruel rey de Judea durante la dinastía Hasmonea. Eso es ridiculo. Pensar que Dios iba a enviar a Gabriel con un mensaje especial sobre eso, es absurdo. Además, contradice el texto, que dice que la orden sería de reconstruir la ciudad, no el templo. También dice que los 49 años vendrían después de ese decreto, no antes. Estos hechos de por si, totalmente desacreditan y desbaratan su teoría.

Hay dos principes indicados en este pasaje, Mesías Principe (Jesús) y “el principe que vendrá” quien destruiría la ciudad y el templo (Tito).  Punto. Si la perspectiva judía fuese verdad, se necesitan tres principes : Ciro, Alejandro Janeo, y Tito. Es mas, en el versículo anterior (Daniel 9 : 24), Gabriel especifica que las 70 semanas son para “poner fin al pecado”, y para traer justicia eterna. ¿Se atreven ellos a sugerir que el decreto de Ciro, o la muerte de Alejandro Janeo lograron algo semejante ? ¡Por favor!

Su último desesperado pretexto es que el artículo definido ha, en Hebreo, refiriéndose al Mesías no aparece en el texto. Eso no significa que Jesús no fue, y es, el cumplimiento de la profecía. El artículo definido tampoco aparece en el versículo 26 donde se refiere a Tito como otro “principe” que vendría. ¿Significa eso que Tito (un principe específico) no vino y destruyó el templo y la ciudad en el año 70 D.C., tal como dice la profecía ?

¡Quítense las vendas de los ojos, amigos Judíos! Hasta Maimónides admitió que esto se refería al Mesías.  En contexto, no puede ser nadie más.

Más nadie puede traer justicia eterna.

Más nadie puede poner fin al pecado.

Más nadie puede sellar la visión y la profecía.

Y, más nadie puede poner fin a las desolaciones (plural) de Jerusalén (Daniel 9 : 2).

Gabriel dijo a Daniel que habría 70 semanas sabáticas” (shemittas) en las cuales :

Jerusalén sería reconstruída. Así fue.

Aparecería el Mesías. Así fue.

El Mesías moriría. Así fue.

El Mesías confirmaría el pacto. Así fue.

Luego vendría otro principe quien destruiría la ciudad y el templo, una vez más. Así fue.

El lugar del templo permanecería desolado hastael tiempo del fin”. ¡Así es!

Todo esto era profecía cuando Gabriel se lo dijo a Daniel.

Ahora es historia.


AÑO DEL RAPTO


Según la Palabra de Dios, el Rapto debería ocurrir en un futuro muy próximo.

Hay dos líneas de tiempo referentes la retorno de Jesús : la primera es las “70 semanas” de Daniel 9 : 24-27. La segunda es Lucas 21 : 24-36. Ambas líneas de tiempo están conectadas con Jerusalén.

En la última, Jesús declara que Jerusalén caería bajo el control de los Gentiles, y sería continuamente pisoteada por ellos, hasta que “los tiempos de los Gentiles” se cumplieran. Después que sus “tiempos” se cumplan, habrá señales en el sol, la luna, las estrellas, angustia de las gentes, el mar y las olas resonando y estremeciéndose, la gente muriendo por el terror, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces verán al Hijo del Hombre venir en una nube “con poder y gran gloria”.

En el versículo 32 Jesús añade que esta generación, (en contexto, la generación después que Jerusalén sea recuperada por los Judíos, y ya no sea mas pisoteada por Gentiles) no pasará sin que todo esto acontezca. Somos esa generación, sin duda alguna.

Jerusalén volvió a los Judíos el 7 de Junio, 1967 durante la Guerra de los 6 Días. Esto ocurrió después de 2030 años de continuo pisoteo por los Gentiles, tal como Jesús predijo.

Desde hace 51 años, esto se cumplió, y una generación bíblica tiene 40 años o algo más, sabemos que su regreso debe ser muy, muy, muy cerca.


MATEMÁTICA PROFÉTICA


Las 70 semanas de Daniel, capítulo 9, nos dan la línea de tiempo de la Primera y Segunda Venidas de Jesucristo !

El verso 24 dice "desde la orden de regresar y edificar a Jerusalén a Moschiach Nagid (Mesías Principe) habrá 7 semanas y 62 semanas". Sabemos, sin lugar a dudas, que eran semanas sabáticas (shemittas) de 7 años.

Dijo que habría dos períodos desde la orden de restaurar y construir Jerusalén al Mesías : uno de 49 años (7 semanas), el otro de 434 años (62 semanas), totalizando 69 semanas o 483 años.

El primer decreto de “regresar y construir Jerusalén” fue dado por Artajerjes Longanimus de Persia en el año vigésimo de su reinado, que fue Marzo del 445 A.C. (Nehemías 2 : 1). Desde esa fecha, habría 69 (7+62) semanas sabáticas (shemittas, de 7 años cada una) hasta que apareciera el Mesías.

69 semanas sabáticas = 483 años.

483 años desde 445 A.C. nos lleva a 33 D.C. (38 D.C. menos 5 años "sobrantes". Esto se debe a que la jerarquía religiosa judía eliminó 5 años del calendario A.C. en intento desesperdado de ofuscar el tiempo del nacimiento y ministerio de Jesús para que pareciera que El  no cumplió esta maravillosa profecía). Sigue leyendo para más detalles.

El otoño de 33 D. C. es cuando Jesús el Mesías comenzó su ministerio público (Lucas 3 : 1-21). Jesús murió y resucitó de entre los muertos 3 años y medio más tarde en la primavera de 37 D.C, cumpliendo perfectamente la profecía.

El verso 26 especifica que después de la la última porción de 62 semanas, el Mesías moriría. Por tanto, el último período de 62 semanas de las 69 semanas ha sido totalmente cumplido, puesto que Jesús ya murió, resucitó, y no morirá nunca más (Romanos 6 : 9).

Eso solo nos deja las primeras 7 semanas por cumplir.

Aunque las 7 semanas están incluidas en la cuenta regresiva (69 semanas) que lleva a la primera venida de Jesús (y luego a su muerte y resurrección), Daniel 9 : 26 nos dice que es después de la porción de 62 semanas en que ocurrirá la muerte del Mesías. Por lo tanto, también hay un evento significativo (es decir, su segunda venida) que debe ocurrir después de completar las 7 semanas restantes.

Las 70 semanas, de hecho, deben terminar con Su Segunda Venida (Daniel 9 : 24).

Mesías Principe confirmó el pacto muriendo por nuestros pecados después del período final de 62 semanas, “a la mitad” de la semana 70 (Daniel 9 : 27). Eso ocurrió, justamente 3½ años más tarde, exactemente a la mitad de la 70 semana, durante la Pascua, Aviv 15, 37 D.C., cuando Jesús fue crucificado y resucitó.

De modo que, esta parte de la cronología, que apuntaba hacia la primera venida de Jesús, se ha cumplido al pie de la letra. Jesus murió y resucitó, confirmando el eterno pacto Abrahámico-Davídico (Gálatas 3 : 17), justamente a las 69½ semanas, a la mitad, de la semana 70 (Daniel 9 : 27).

Eso deja media semana (3½ años) en nuestro “futuro”, que seran los últimos 3½ de la tribulación, en los que reinará el Anticristo. Los últimos 3½ años de tribulación completarán la semana 70, la cual termina con la Segunda Venida de Jesucristo.


SEGUNDA VENIDA


Porque la última mitad de la semana 70 de Daniel comienza con el reino del Anticristo, y termina con el retorno de Cristo, las 70 semanas no están completas y no pueden terminar sin Su Segunda Venida.

Si Gabriel le dio a Daniel el año exacto de la Primera Venida de Cristo, es totalmente lógico que tambien le diera el año exacto de Su Segunda Venida. Así fue. Ha estado en la Biblia por 2,500 años. ¡Gloria a Jesús por siempre!

¿Por qué están las 69 semanas divididas en dos secciones? ¿Por qué dividirlas en dos períodos de 7 semanas y 62 semanas, respectivamente? ¿Por qué no decir, simplemente, “69 semanas”?

Por años he oído todo tipo de especulación acerca de que las 7 semanas (49 años) señalan el tiempo que le tomó a Nehemías reconstruir la ciudad. ¡Ni modo! No existe ninguna evidencia de semejante cosa en ningún lugar. El templo había sido ya previamente construido. Solo les tomó 52 días reconstruir la muralla (Nehemias 6 : 15). ¿Por qué les iba a tomar 49 años construir la pequeñísima ciudad?  íDe ninguna  manera! Aunque todos los obreros judíos padecieran de artritis  aguda, no les tomaría ni remotamente 49 años construir la Jerusalén de aquella época... pero 1 a 3 años máximo. De hecho, Nehemías 13 : 6 dice claramente que 12 años después Nehemías ya había regresado a Artajerjes en Susa, y para entonces Jerusalén había sido reconstruida, repoblada, y Nehemías había sido gobernador por varios años. Así que, esta Escritura prueba que no hay manera de que los 49 años puedan ser el tiempo que tomó reconstruir Jerusalén.

Para ser justos, Dios le dijo a Daniel que estas cosas estarían “selladas” (encubiertashasta el tiempo del fin. En otras palabras, no serían entendidas hasta nuestro tiempo.

La otra conjetura es que los 49 años es el tiempo que transcurrió entre el decreto de Ciro para que se construyera el templo en 535 A.C. y el decreto de Artajerjes de que se construyera la ciudad en 445 A.C. Hay dos problemas con esa teoría :

1. No hay manera de obtener 49 años entre esas dos fechas, que están separadas por 90 años.

2. Además, la profecía de las 70 semanas no menciona la reconstrucción del templo en lo absoluto, solo la reconstrucción de la ciudad.

¿Cuál es entonces la respuesta?

La razón que hay una división de dos períodos de tiempo en las 69 semanas es que habrá dos venidas del Mesías principe.

Tengamos presente que el texto hebreo original no contiene un párrafo o puntuación, sino que constituye un único texto largo y continuo : “Desde la orden (dabar) de regresar (lehashiv) y construir Jerusalén al Mesías Principe habrá 7 semanas y 62 semanas”.

Para que esta profecía sea cierta, debe haber un período de 7 semanas (49 años) desde la orden de restaurar y construir Jerusalén hasta el Mesías Príncipe. Ha habido solo dos decretos en la historia para "regresar y reconstruir" Jerusalén.

El primero fue el edicto de Artajerjes en 445 A.C., mencionado arriba.

La segunda, el 1 de abril de 1969, después de que los judíos recuperaran Jerusalén (Guerra de los Seis Días), terminando así 2.030 años durante los cuales la Jerusalén bíblica (el Barrio Judío) fue continuamente pisoteada por las naciones paganas. La segunda orden sucedió el primero de Abril de 1969 (14 Aviv, en La Víspera de la Pascua) cuando el Knesset (Parlamento Israeli) votó a favor de restaurar y reconstruir Jerusalén, es decir “revivir el Barrio Judío” una vez más. Dicho acto creó la “Compañía para la  Reconstrucción y Desarrollo del Barrio Judío de Jerusalén”, también conocida como Compañía de Desarrollo del Barrio Judío. La misma está tambien a cargo de todos los proyectos de construcción en la Ciudad Antigua.

Lo que actualmente conocemos como “Barrio Judío”, mas la parte sur del Monte Moriah, era la Jerusalén que existía cuando fue dada esta profecía. Es la Jerusalén que Daniel conoció como joven, antes de ser deportado a Babilonia, la que el amaba, y por la cual estaba intercediendo, cuando recibió el mensaje de Gabriel. Otras porciones de la Ciudad Antigua fueron añadidas mucho mas tarde.

La parte sur del Monte Moriah es la parte que ocupaba el templo, y sabemos que el Segundo templo ya había sido (previamente) construído para el año 516 A.C. Quiere decir que la única “Jerusalén” que existía entonces, y quedaba por reconstruir, era lo que conocemos hoy como el “Barrio Judío”. Por lo tanto, es la "Jerusalén" a la que se aplica la profecía de las 70 semanas.

El Barrio Judío fue destruido durante la Guerra Árabe-Israelí de 1948. Los Judíos fueron sitiados, expulsados en masa, se les prohibió totalmente el acceso, sus propiedades fueron confiscadas, sus sinagogas desacradas y sus hogares reducidos a escombros. El comandante de Jordania que dirigió la operación se jactó ante sus superiores “por primera vez en 1,000 años, no queda un solo Judío en el Barrio Judío. Ni un solo edificio ha quedado intacto.  Eso hace el regreso de los Judíos aquí imposible”. Adivina otra vez, tonto.

La razón que hay una división en las “69 semanas” es que las mismas revelan el tiempo de la Primera y Segunda Venidas de Nuestro Señor. ¡Gloria a su Precioso Nombre! Dios nos revela el fin desde el principio.

Daniel 9 : 26 nos indica claramente que es después del período de 62 semanas, durante Su Primera Venida, que el Mesías moriría. Si la porción de 62 semanas llevó a Su primera venida, la porción de 7 semanas debe llevarnos a Su Segunda Venida.

La pregunta ahora es : ¿cuándo comienza realmente el nuevo ciclo de shemitta, siguiendo la orden dada en 1969 de "regresar a Jerusalén y reconstruir"?

Significa entonces que las 7 semanas restantes (shemitta = 49 años) es el tiempo que pasará desde el primer año shemitta después del segundo decreto para reconstruir Jerusalén (1969) hasta Su Segunda venida.

Shemittas son ciclos de 7 años que comienzan y terminan en Sucot (Deuteronomio 31 : 10), por lo tanto, las posibilidades para el cumplimiento de esta impresionante profecía son finitas :

Por lo tanto, presentamos una tabla a continuación con las posibilidades. Por ejemplo, si la primera shemitta sucedió entre 1970 y 1971, la Segunda Venida sería en 2019 y el Rapto ocurriría 3½ años antes, en la primavera (Aviv) del 2016 :

 

shemitta Rapto Segunda Venida
1970 - 1971 2016 2019
1971 - 1972 2017 2020
1972 - 1973 2018 2021
1973 - 1974 2019 2022
1974 - 1975 2020 2023
1975 - 1976 2021 2024
1976 - 1977 2022 2025
1977 - 1978 2023 2026

 


RECONSTRUYENDO A JERUSALÉN


El voto del Parlamento (Knesset), el segundo decreto de “restaurar y reconstruir” a Jerusalén”, vino en la Víspera de la Pascua Judía, 4 de Abril, 1969. Pero Jerusalen biblica fue recuperada el 7 de junio de 1967. Pocos días después de recuperar Jerusalén, el 19 de junio 1967, los árabes estaban siendo desalojados del Barrio Judío y los judíos estaban ya quitando los escombros de las calles para facilitar el acceso. Pocos días después que terminara la guerra (después del 7 de junio, 1967) las condiciones de vida básicas (agua, alcantarillado, electricidad, ventanas y puertas rotas) se estaban ya restaurando y los judíos se volvían a alojar en el Barrio.

La "orden" se había pronunciado al más alto nivel del gobierno para "regresar y reconstruir".

El gobierno del primer ministro Levi Eshkol, con el respaldo de la Knesset, extendió la ley israelí, y su jurisdicción a la administración de la parte este de Jerusalén, incluyendo el Barrio, el 27 de junio de 1967. Y el 10 de octubre, 1967 - Los planes de arquitectura para la reconstrucción del Barrio Judío de la ciudad vieja de Jerusalén se habían presentado al alcalde Teddy Kollek y a la Junta de Planificación de Jerusalén.

Estos son hechos históricos, bien documentados.

La obra fue supervisada por un equipo de arquitectos Judíos en colaboración con un grupo de arqueólogos, para no perturbar ninguna valiosa evidencia arqueológica. Antes de comenzar la construcción, lo que quedaba del dilapidado Barrio Judío debia ser aplanado, y todos esos escombros, mas los que ya había, tenían que ser quitados y transportados a otro lugar.

De modo que, la orden de "regresar y construir" se dio en 1967, mientras que el voto de la Knesset (parlamento israelí) aprobando la reconstrucción mayor sucedió en 1969.

Lo mismo si contamos desde 1967, que desde 1969, el primer año de shemitta después de cualquiera de los dos decretos es el mismo, ya que las shemittas ocurren cada 7 años.

7 ciclos de shemitta desde 1967-1969 nos llevan a la Segunda Venida de Jesús ocurre en la Batalla de Armagedón. Cuando termine Armagedón, se completará el Juicio de las Naciones, la tribulación terminará oficialmente, y se tocara la trompeta (la 7ª trompeta en Apocalipsis, Apocalipsis 10 : 6-7; Apocalipsis 11 : 15) proclamando el Jubileo del Señor, que es el año 50.

Según Levítico 25, los Judíos debían contar 7 semanas sabáticas de 49 años (la terminología exacta usada en Daniel 9 : 25). Luego el año 50 sería el Año de Jubileo, en el cual libertad sería proclamada por toda la tierra, todo el mundo regresaría a su heredad, todas las deudas serían anuladas, y hasta los esclavos serán puestos en libertad.

Concuerda perfectamente con la cronología de las 70 semanas :

Jesús, nuestro Jubileo, regresará 7 semanas (49 años) después del primer shemitta que siga a la segunda orden, dada en 1967-1969 de reconstruír Jerusalén, salvará a todo Israel, restaurará las 12 tribus a sus antiguas posesiones en Eretz Israel para que sean habitadas como antiguamente, y proclamará libertad, no solo en la Tierra Santa, si no en todo el mundo.

Sabemos que el ministerio de Jesús comenzó en un año shemitta, y terminó con su crucifixión, resurrección y ascensión en el "medio" de un ciclo shemitta (Daniel 9 : 25; Daniel 9 : 27). La cuenta atrás, por lo tanto, comienza con el primer ciclo shemitta después de la orden de 1967-1969 para regresar y construir. La tribulación comienza en medio de ese ciclo shemitta, 3½ años antes del final de la última shemitta (semana 70).

Hay un período de 7 años que precede el Milenio. Contrariamente a la enseñanza convencional, ese período de 7 años no es toda la tribulación. Los primeros años de 3½ consisten en "dolores", descritos por Jesús en Mateo 24 : 4-8, seguidos por, y terminando con, la tribulación de 3½-year (Daniel 12 : 7).

El Anticristo debe comenzar su reinado 42 meses antes de la Segunda Venida (Daniel 7 : 25; Apocalipsis 13 : 5). Esto significa que el Rapto de la Iglesia podría tener lugar, en el mejor de los casos, en la primavera de 2019.

Poco se imaginaba Jordania en 1948, cuando destruyó el Barro Judío, creyendo que con ese acto prevendría el regreso de los mismos, que estaban preparando el camino para el cumplimiento de esta gran profecía. ¿Es Dios asombroso, o que ?

Poco se imaginaban los judios cuando retomaron Jerusalén, o el parlamento Judío cuando votó el primero de Abril de 1969, o cuando comenzó la reconstrucción en Junio, 1969, que estaban cumpliendo las 70 semanas de la profecía de Daniel, y preparando el camino para el regreso de Aquel, a quien rechazaron.

Jeremías predijo que esta parte de Jerusalén sería reconstruida y nunca mas sería destruida (Jeremías 31 : 38-40). Este proyecto de reconstrucción también fue profetizado en Salmos 102 :16 : “cuando el Señor habrá edificado a Sion, será visto en Su gloria”.

Un millón de veces “Amén”.

¡Ven, Señor Jesús!!!


Evidencia irrefutable sobre el Rapto de la Iglesia en 2019 y el Segunda Venida de Jesús en 2022, leer : "El “Tiempo del Fin” ¡Ha Llegado!"


Visit our website (in english) : http://www.christconnection.net
Visitez notre site Internet (en français) : https://www.revelation2012.ch
Visite nuestra página Internet (en español) : http://www.coneccionconcristo.com

Recherche / search / buscar